Las uñas, aspecto clave para la elegancia

Las uñas, aspecto clave para la elegancia

Las manos dicen mucho de una persona. En la mayoría de ocasiones supone nuestra carta de presentación: ofrecemos nuestra mano para un protocolario saludo o para cerrar un acuerdo imposible. Unas manos cuidadas dicen mucho de nuestra personalidad, son el reflejo perfecto y pueden generar una gran imagen en los demás. Por el contrario, un mal aspecto de nuestras manos y/o uñas pueden suponer dudas o crear en otras personas una imagen equivocada de nosotros. Es un elemento que, por su visibilidad e importancia, no puede dejarse al azar.

¿Qué opción elijo?

Las uñas están formadas fundamentalmente por queratina, una proteína que curiosamente también se encuentra en nuestro cabello. Siguiendo el procedimiento adecuado y con los medios oportunos, podemos solventar ese problema que tanto nos preocupa al mirarnos las manos. Esas uñas cuarteadas, rotas, mordidas o visiblemente deterioradas tienen una solución. El esmalte, o la novedosa conjunción de gel y esmalte ofrecen un resultado realmente sorprendente. La calidad de los productos empleados tendrán un reflejo evidente en el resultado final. El precio debe ser competitivo pero un buen producto y un buen profesional tiene un coste que no se puede obviar. El aspecto higiénico es esencial al hablar de nuestras uñas.

Es la época de cenas de empresa, de Navidad y de celebraciones familiares. Los motivos navideños no sólo deben quedarse en nuestros árboles de Navidad, es la oportunidad de que lleguen a tus uñas. Sorprende a tus compañeros y a tus jefes con unas uñas novedosas y cuidadas. ¡Busca un motivo navideño perfecto y causarás sensación! ¡Impresiónales!

Una opción segura para unas manos perfectas

Ofrecemos un sinfín opciones para tener unas uñas perfectas, con una tipología tan variada como atractiva. Todo ello sin olvidar otros aspectos de nuestra imagen como la depilación. Asimismo, existe la posibilidad de regalar bonos del precio que se desee, desde una manicura por 5 euros hasta una tarjeta de regalo recargando un mínimo de 10 euros lo que se quiera.

De este modo, la persona puede recibir esos bonos con el valor deseado y lo puede canjear de la forma en que desee. Encuentra una opción segura, higiénica y de confianza. La ocasión, sin ninguna duda, lo merece. Ese evento, ese concierto, esa quedada con una persona especial requiere de un cuidado especial. ¡Date ese capricho!